Tú, uno más

09 febrero 2014

Deje de ser un niño por ti.

Acostumbraba a balancear mis sentimientos en el columpio que hay justo al salir de mi portal.
Acostumbraba  a soñar cada noche contigo, a besar la almohada, soñando besar tus labios.
Arrojé mi armadura de guerrero al mar, para poder amar sin medida, que aunque es la medida justa la que dicta que debo hacerlo sin medida, sin miedo, sin temor a hacerlo bien  o mal.
Solía saltar los bordillos de las aceras, de la mano de mi mamá. Solté su mano para agarrar la tuya, y aún estoy esperando a que cuentes hasta tres para dar el primer saltito, para poder pisar los charcos, para gritar “mira, ven” .
Pretendía hacer tantísimas cosas a tu lado, que todo se quedó en nada, se quedó en el sueño de volver a besarte, a comerte a besos, a pasarme horas mirándote a los ojos.
Levantaba mis días con un pobre “Buenos días” que venían como respuesta a un genial “Buenos días princesa”
Me mordiste los labios, me hiciste soñar y cuando iba a chocarme contra la pared, te apartaste, dejaste que me hundiera. Caí de las nubes para caer en mitad de un corral de cerdos. Amarraste mi cuello como un perro, para que fuera tu siervo y el amor, me dejo ciego del dolor.
Era un niño, por ti creí crecer y convertirme en un falso hombre, deje de jugar a hacer  castillos de arena, para dibujar corazones los 14 de febrero. Dejaste de jugar conmigo en el patio del colegio y ahí comprendí que todo había acabado, que preferías jugar con él.
Éramos solo niños y pretendíamos ser mayores, y en lo único que nos convertimos, fue en unos niños que habían perdido su infancia, en niños que cambiaron risas y carcajadas, por llantos y depresiones.




Me puedes encontrar en:
Twitter personal:Rafa N Galera
Twitter oficil:Tuunoms
Facebook personal:Rafa N Galera
Pagína de facebook pro:Rafa N Galera